Sígueme ;)

martes, 19 de junio de 2012

1 -

Todo era fácil. Ella lo veía así, y así lo hacía. Todo fácil. Nada se le puede resistir a quien lucha contra el viento y la marea, a quien cree que podrá, y al final puede. Por eso se sentía diferente. Y eso le gustaba. Le gustaba creer en el poder de la mente y decía que ahí estaba el truco. Que todo era cuestión de querer, solo bastaba desear algo con toda tu alma, para conseguirlo. No aceptaba un "no se puede" por respuesta, para ella lo imposible no existía, eran solo acciones que algunas personas no se atrevían a intentar. Así era ella, impredecible como el tiempo, real como la vida misma. Una especie en extinción.  





sábado, 5 de mayo de 2012

Porque todo lo que empieza, acaba.

Habían vivido los mejores momentos. Como su historia no había dos. Eran como una de esas parejas de cine, esas que luchan hasta el final por su amor, y cueste lo que cueste salen ganando. Algo así. Pero poco a poco lo fue notando, no todo era como en un principio, las cosas estaban cambiando, y no solo las cosas, algo mucho peor, los sentimientos estaban cambiando. Y no quería. Pero, ¿quien manda en lo que se siente? Solo el corazón. Lo notaba en su mirada, en cada gesto, en cada beso. Al final resultó verdad todo a lo que un día le tuvo miedo. Tenía miedo de que se acabara, de que llegara a su fin, de que se cumpliera ese "nada dura para siempre", y fue así. Se les apagó la llama. Ya no podían disimular como si nada les pasara, porque no es verdad. Aunque siempre podrán decir que hicieron algo grande, se quisieron como nadie, y eso siempre quedará.


NUNCA DEJES DE SONREIR !

Yo no quería que pasara. Un día, hace bastante tiempo, conocí a alguien que creía haberlo perdido todo. Ella no era una persona triste, al contrario, siempre sonreía cuando me veía llegar. Pero ese día, ese día su mirada no era la misma. Ese día, el amor la cambió. Que sentimiento tan estúpido y a la vez tan importante. Desde entonces juré que a mi nunca nadie me robaría la sonrisa. Ese era mi mayor tesoro, era lo que hacía que me sintiera especial. Pero ahora, estoy aquí intentando que comprendas lo que escribo, intentando que solo por un momento sientas lo que siento. Porque no lo pude evitar, han conseguido robarme la sonrisa. Pero no me he caído, sigo de pie. Me queda la esperanza de saber que algún día alguien me la devolverá. He aprendido que nuestra peor batalla siempre será entre lo que sabemos y lo que sentimos. 

sábado, 28 de abril de 2012

Lo que no quieras que se sepa ni lo digas ni lo hagas.

Ella no era de esas. Ella no era así. Pero le han hecho tanto daño, han jugado con su amor, le han mentido tantas veces, que ya no puede permitirse creer o confiar. Ya no. Porque es tan grande el dolor que ha sentido al perderlo todo, que lo que venga después ya no le importa. Ni si quiera le interesa saber que será. Y después de la decepción solo le quedan dos cosas: o aprende para bien o aprende para mal. Ella ha escogido la segunda opción. Le tenía dicho que no hiciera a los demás lo que no quería para ella, pero en terca no le ganaba nadie. Y sin saber cuando ni de qué manera, cambió. Ahora se dedica a que quien no tiene nada que ver en el daño que le hicieron pague su dolor, se dedica a hacer sentir lo que ella sintió. A que sufran, a que lloren, a que no sea la única que entienda lo que duele la traición. Y así va por la vida. Mintiendo y traicionando. Lo que ella no sabe es que hay cosas que no se pueden ocultar, y una de ellas es la verdad, y que la traición, la traición se paga con la peor de las sentencias: la soledad. 



'Cuando dejes de tener miedo, empezaras a disfrutar'.

El pasado siempre está presente, da igual el tiempo que haya avanzado, el pasado es algo que va en ti, es parte de tu vida, es lo que fuiste y lo que seguirás recordando. Porque el pasado es así, nos persigue como si fuéramos suyos, el pasado no quiere perdernos pero nosotros a él sí. Nadie puede olvidar su pasado, es como si alguien quisiera borrar su memoria, y eso si que no. Corres, huyes del pasado, quieres dar un paso adelante y dejar de aferrarte a lo que fue, pero no, no te equivoques, el pasado siempre es más rápido, el pasado nos mantiene atados, y queramos o no, nos atrapa en algo de lo que no se puede escapar. 





martes, 24 de abril de 2012

No recuerdes errores del pasado; vive el presente y serás feliz en el futuro.


Cuando hablamos de recuerdos solemos decir que hay que guardar solo los buenos, los que logran sacarnos una sonrisa, o los que nos hacen querer volver a ese momento. Una vez escuché que la vida sería imposible si todo se recordase, que el secreto está en saber elegir lo que debe olvidarse. Desde entonces cuando un recuerdo me duele, me atormenta, o me hace llorar, intento sacarlo de mi mente, lo más pronto que puedo. Ahora me doy cuenta que a veces los recuerdos malos no son tan malos, solo que hay saber sacar su lado positivo. Cuando recuerdo aquella vez que me caí de bruces de la bicicleta, o cuando recuerdo la primera vez que me partieron el corazón, o esa primera amiga que me falló; entiendo que todos esos "malos" recuerdos me han servido para darme cuenta que ningún mal recuerdo es capaz de quitarme los buenos. Tengo tantos buenos recuerdos, que si fuera capaz de ver mi mente seguro que podría compararlos con un día soleado, la arena entre mis pies y el agua del mar mojando mi cuerpo. Miramos fotografías y recordamos aquel agosto en la playa, o aquel enero en la nieve, el aniversario de los quince años, o a la persona a la que le dijiste el primer 'te quiero'. Pero para mí, los mejores recuerdos no son los que quedan grabados en una imagen, para mí los mejores recuerdos son los que se quedan grabados en el corazón. 

miércoles, 4 de abril de 2012

La esperanza de vida aumenta con una dosis de optimismo.




 Le habían fallado tantas veces, que hasta llegó a perder la cuenta. Después de tantas decepciones, la vida la enseñó a tratar a los demás de la misma manera en que la trataban. Ella, que ya no podía permitirse confiar o creer, que aprendió a tirar la piedra y esconder la mano, a traicionar, a mentir, a dejar de ser buena. Y yo, que siempre estaré aquí para decirle que no, que confiar es necesario, aunque te fallen una y mil veces. Sin confianza no puede existir el amor, ni tampoco la amistad. Entonces, sin esos dos sentimientos, ¿qué te queda? No tengas miedo, sigue apostando por aquel que te demuestre que puedes arriesgar. Recuerdo que cuando era pequeña mi madre siempre me decía: hay que cuidar mucho las palabras, porque tienen poder, son lo que más vale. Por eso, siempre que te diga 'te quiero' lo diré de verdad. Yo aprendí de ella, ahora...aprende tú de mi. 

miércoles, 21 de marzo de 2012

Vive la vida, no permitas que se te escape.






Ella se había encargado de perdonar, de provocar sonrisas y momentos dulces, él solía decir que la quería, pero no acostumbraba a demostrarlo. Siempre habían sido el uno para el otro, así lo creían. Demasiados silencios, demasiadas  verdades calladas. Cuanto hizo por mantenerse cerca de él, cuanto aguantó, cuantas veces dio su brazo a torcer, y agachó la mirada. Pero ya no más, no quería ponerle fin pero lo necesitaba. -Dices que me quieres, pero no te preocupas por hacerme feliz, -le reclamó ella. Ahí fue cuando entendió que hay cosas que no se cambian, simplemente tenemos que comprenderlas, aceptarlas y seguir adelante. Y así lo hizo. El tiempo es oro, no vale la pena desperdiciarlo con alguien que no valora lo que eres.