Sígueme ;)

lunes, 12 de diciembre de 2011

090904, hay que saber diferenciar lo que se quiere de lo que se necesita.

Lo que yo quería es que nuestro para siempre se cumpliera, que no nos tuviéramos que recordar, que estuviéramos siempre presentes. Con lo que hemos sido... No hacían falta palabras, nos sobraba con mirarnos para comprender qué nos pasaba, éramos una las dos. Dicen que cuando algo se rompe es muy difícil volverlo a construir, y quizás ya nada sea como antes, no importa cuál de las dos haya fallado, quién lleva razón, quien lo hizo bien o quien lo hizo mal, eso a mi ya no me importa, lo que de verdad me duele es darme cuenta que la persona con la que he compartido los mejores momentos de mi vida no es capaz de mirarme a la cara, de saludarme al llegar o de despedirse al marcharse. Era de las pocas personas por las que yo hubiera arriesgado todo, alguien por la que darías media vida y te reservarías la otra mitad para estar a su lado, para mi era diferente, ella era especial, una amiga de las de verdad, de esas que no se andan con rodeos al decirte cuatro cosas bien dichas, pero que a la misma vez sabe entenderte, te sorprende con un abrazo, o bien le da por escribir la fecha en que os conocisteis en un banco de la ciudad. Todo va mal, no hay cosa que mas deseara en este momento que que no existiera el orgullo, todo sería mucho más sencillo. Aunque puedo saber que ella nunca va a llegar a leer esto, me gustaría que esas personas que lo estáis haciendo entendiérais algo: La amistad no tiene nada que ver con seguir hablándose o no, tampoco entiende de distancia ni de diferencias, solo entiende de corazón, de sentimientos, de estar dispuesta a todo por alguien, a la amistad le sobran las palabras y necesita echos, la amistad solo pide sinceridad y entendimiento, la amistad se siente cuando sabes a ciencia cierta que a pesar de todo, si a ella mañana le faltara el aire, sin dudarlo medio segundo yo le daría el mío. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario