Sígueme ;)

miércoles, 21 de marzo de 2012

Vive la vida, no permitas que se te escape.






Ella se había encargado de perdonar, de provocar sonrisas y momentos dulces, él solía decir que la quería, pero no acostumbraba a demostrarlo. Siempre habían sido el uno para el otro, así lo creían. Demasiados silencios, demasiadas  verdades calladas. Cuanto hizo por mantenerse cerca de él, cuanto aguantó, cuantas veces dio su brazo a torcer, y agachó la mirada. Pero ya no más, no quería ponerle fin pero lo necesitaba. -Dices que me quieres, pero no te preocupas por hacerme feliz, -le reclamó ella. Ahí fue cuando entendió que hay cosas que no se cambian, simplemente tenemos que comprenderlas, aceptarlas y seguir adelante. Y así lo hizo. El tiempo es oro, no vale la pena desperdiciarlo con alguien que no valora lo que eres.

1 comentario:

  1. es cierto,aunque tambien hay veces que un te quiero,que se dice con el corazon vale mucho.
    A lo mejor se trato de demostrar, pero una parte no lo hizo bien y la otra no supo verlo como la otra parte desearia, con una buena conversacion una vez pasado el tiempo se arreglan muchas cosas, eso si con quien lo merece...

    ResponderEliminar