Sígueme ;)

sábado, 5 de mayo de 2012

Porque todo lo que empieza, acaba.

Habían vivido los mejores momentos. Como su historia no había dos. Eran como una de esas parejas de cine, esas que luchan hasta el final por su amor, y cueste lo que cueste salen ganando. Algo así. Pero poco a poco lo fue notando, no todo era como en un principio, las cosas estaban cambiando, y no solo las cosas, algo mucho peor, los sentimientos estaban cambiando. Y no quería. Pero, ¿quien manda en lo que se siente? Solo el corazón. Lo notaba en su mirada, en cada gesto, en cada beso. Al final resultó verdad todo a lo que un día le tuvo miedo. Tenía miedo de que se acabara, de que llegara a su fin, de que se cumpliera ese "nada dura para siempre", y fue así. Se les apagó la llama. Ya no podían disimular como si nada les pasara, porque no es verdad. Aunque siempre podrán decir que hicieron algo grande, se quisieron como nadie, y eso siempre quedará.


No hay comentarios:

Publicar un comentario